Noticias
Inicio InicioRecomendar a un amigoImprimir
Inicio > Noticias > Notas de prensa

Su piel no está preparada para soportar la radiación ultravioleta que podría causarles daños irreversibles

Bebés menores de un año no deben usar bloqueadores

N07_2018_01-25.jpg
25-01-2018

Los bebés menores de un año no deben usar bloqueadores debido a que su piel no está preparada para ser expuesta directamente a los rayos solares y podrían sufrir daños irreversibles, advirtió la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) del Ministerio de Salud.

“La piel de los niños no está preparada para soportar los altos niveles de radiación solar que se registran en nuestro país ni los componentes del fotoprotector, por lo que una exposición directa al sol podría causarles quemaduras, lesiones y otros daños irreversibles en su piel”, informó la especialista de la Digemid Laura Córdova.

“En esta temporada de verano evitemos exponer a los bebés al sol de manera directa, los padres que deseen llevar a sus pequeños a la playa deben hacerlo cuando hayan cumplido un año por periodos cortos de tiempo, protegiéndolos con un bloqueador elaborado especialmente para su edad, resistente al agua”, enfatizó.

En tal sentido, recomendó utilizar protectores solares para niños mayores de un año, con filtros físicos que son los más adecuados para su piel que es más delgada -que la de un adulto los bebés- y es menos probable que causen irritación. Si su piel es muy sensible se recomienda consultar a un pediatra antes de usar cualquier protector solar en pequeños de esa edad

Córdova destacó que la mejor manera de proteger a bebés y niños de la radiación solar es mantenerlos a la sombra tanto como sea posible y vestirlos con mangas largas, pantalones largos de colores claros, fabricados con materiales frescos como el algodón, sombrero de ala ancha y anteojos de sol.

“No olvidemos que media hora antes de exponerse al sol, tanto niños mayores de un año como adultos deben aplicarse el bloqueador, acción que deben repetir cada dos horas o luego de una sudoración intensa, ingresar al mar o piscina. También hay que beber agua en cantidades suficientes para mantener la hidratación y mojar a los pequeños cada cierto tiempo para que soporten el calor”, concluyó.